LAS FRANQUICIAS EN EL MUNDO

Publicado por Antonio en

Sin duda la globalización y la apertura han generado un giro en el desarrollo de la estrategia empresarial, dando origen al modelo de “especialización flexible basado en empresas de menor tamaño y redes empresariales”. Dentro de este panorama, las empresas están ante diversas opciones para lanzarse a la conquista de los mercados internacionales, siendo la franquicia una de las que más se ha desarrollado en el orbe y que ha influido en la actividad empresarial, permitiendo que tantos negocios ya establecidos como los que se encuentran en crecimiento puedan ser flexibles y fuertes para sobrevivir a una economía cada vez más competitiva.

En todo el mundo existen ya más de tres millones de unidades franquicias, 20,000 empresas franquiciantes y tres trillones de dólares avalan el negocio. Este dinamismo genera la creación de mano de obra directa e indirecta a lo largo del planeta. Para graficar de alguna forma el éxito mundial de este formato, vamos a dar un panorama de tres países distintos y que se encuentran en distinto grado de evolución en cuanto a su sistema de franquicias. A continuación, veremos un cuadro donde mostramos la cantidad de empleos generados por país.

1. Las franquicias en Estados Unidos

La historia de las franquicias está ligada a la historia comercial de los Estados Unidos y podemos más bien incidir en un recorrido ilustrativo de su desarrollo a partir de la Primera Guerra Mundial, cuando las compañías entendieron que era más rápido, fácil y rentable lograr su expansión a través del sistema de franquicias, que les permitía exhibir los nombres de las empresas, hacer publicidad con marcas registradas y proceder, en casi cada detalle del negocio, como si fueran propietarios de la cadena de tiendas.

Un verdadero desarrollo de la franquicia como modelo de expansión de negocios de empresas de sectores diversos, se dio cuando los fabricantes de autos comenzaron a imitar a la pionera General Motors, y cuando competidores de la Coca Cola copiaron su sistema de franquicias de distribución otorgadas a embotelladoras por todo Estados Unidos. Resultado de este desarrollo surgieron ya como empresas franquiciantes, supermercados Piggly y Wiggly (1,917), Hertz Rent A Car (1,921), A&W Root Beer (1,925), dedicada esta última a la comercialización de meriendas y refrigerios.

Pero la “explosión” o “boom” del formato empresarial de franquicias o business format franchising, se produjo en realidad después de la Segunda Guerra Mundial, cuando miles de ex combatientes retornan a la actividad con deseos de generar negocios propios, aunque no contaban con experiencia. Precisamente por esta coyuntura, la franquicia era la opción ideal y la única posible. Podemos indicar que contaron con una ayuda financiera de parte de la Small Business Administration, que es un órgano del gobierno federal que pertenece al Departamento de Comercio que se encarga de estimular y viabilizar la implementación y sobrevivencia de los pequeños negocios.

Finalmente, en 1,954 ocurrió en California el hecho histórico que marcó un hito en la historia de la franquicia como es conocida hoy. Un señor de nombre Ray Kroc, hasta ese momento un simple vendedor de máquinas para hacer milshakes, conoció a dos hermanos que operaban un restaurante de nombre Mc Donalds. Kroc se entusiasma con el sistema de operaciones que los hermanos Richard y Maurice Mc Donald habían creado en su restaurante y les propuso pagarle derechos para obtener la franquicia de su empresa y poder subfranquiciarla a terceros.

Desde allí esta cadena de franquicias ha poblado de locales al mundo entero, contando con más de 30,000 locales franquiciados en todo el mundo. Tal es la magnitud de la expansión de las franquicias en los Estados Unidos, que ya en el 2002 existían más de 316,000 establecimientos trabajando sobre la base de este modelo de negocios y proporcionando aproximadamente nueve millones de puestos de trabajo, más que la población de Lima Metropolitana del año 2009. Hay en promedio entre ocho y catorce empleados por establecimiento generando más de 170,000 puestos de trabajo cada año.

Un estudio realizado por Leonard Swartz en su libro “Tendencias Internacionales en el sectorfranquicias”, nos indica que en Estados Unidos existen más de 2,000 empresas franquiciantes y la mitad ya ha exportado sus formatos al exterior. Una de cada doce empresas son franquicias y que el 50% de todas las ventas al por menor se realiza mediante franquicia

Uno de cada doce negocios establecidos es una franquicia en USA. Una nueva unidad de franquicia abre cada ocho minutos y ya hay alrededor de 800,000 unidades franquiciadas en todo el país del norte. Según el estudio realizado por La Asociación Internacional de Franquicias, la tendencia de franquicias con oficinas pequeñas o que operan en el hogar se ha incrementado de manera considerable en Estados Unidos, ya que constituyen un mecanismo de entrada ideal para el pequeño inversionista.

Las compañías franquiciadoras con mayor presencia en Norteamérica son las de comida rápida, específicamente pizzas, helados y tiendas de café, seguidas por las de servicio de cuidado personal, tales como centro de bronceado y programas para pérdidas de peso. En el caso de Estados Unidos, las franquicias de alimentos están apostando por el estilo de vida americano, donde los jóvenes a partir de los 15 años dejan la casa familiar y se mudan al campus del High School a la universidad o al apartamento alquilado con los amigos. Ese gran sector de jóvenes es los principales consumidores fuera de casa del conocido sector del fast food.

2. Las franquicias en España

Las franquicias en España es un sistema consolidado y en constante crecimiento. Esto lo revela las cifras del último informe de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF), que muestran que el sistema de la franquicia en España facturó 17´550,000 euros el 2005.

Según este informe, del total de facturación generado por la franquicia durante el año 2007, el 72% corresponde a establecimientos franquiciados y el 28% a establecimientos propios. De las 749 enseñas registradas a 31 de diciembre de 2006, el 80% (521) son españolas y el resto tienen origen en otros países -Francia, Estados Unidos e Italia, fundamentalmente.

Según Xavier Vallhonrat, presidente de la AEF, “El sistema de franquicias en España sigue ganando posiciones en el mercado nacional del comercio y los servicios. (…) “el incremento del volumen de facturación se debe a la evidente evolución favorable de las enseñas existentes, mientras que la reducción del número de empresas franquiciadoras ha sido motivada principalmente porque han dejado de franquiciar, han desaparecido o han dejado de cumplir los requisitos que exigimos para considerarla empresa franquiciadora”.

3. Las franquicias en Venezuela

Estas empresas pioneras, que no conocían bien los gustos y costumbres del consumidor venezolano, quien no estaba familiarizado con el sistema de franquicias, y les ofrecían sus productos con altos estándares de calidad, rapidez e higiene, cosa que no era muy común en los restaurantes tradicionales de comida de paso (areperas, loncherías, panaderías, etc.), siendo este uno de los elementos de mayor valor para el consumidor venezolano en la actualidad.

La aceptación y nivel de interés que causaron KFC, Burger King y Pizza Hut, en el mercado venezolano en los años 80, fueron inspiración para un grupo de emprendedores locales que deciden medirse y competir con estas grandes empresas transnacionales, desarrollando conceptos propios.

Es así como nacen las primeras cadenas de comida rápida Tropiburger, Pizza King, American Deli y Weekends. En el año 1982 se crea “Chip-a-Cookie”, convirtiéndose en la empresa pionera en lo que a dulces y galletas se refiere, bajo el formato de franquicias en el citado país.

A mediados de los años 80 ya el consumidor venezolano, tenía un mayor conocimiento de las funciones, objetivos y beneficios de las cadenas de comida rápida, bajo el formato de franquicia, de igual forma estas empresas habían acumulado toda una década de aprendizajes y destrezas, producto de los ensayos y errores que por la vía de la competencia habían alcanzado.

El año 1985 se instala el primer restaurante Mc Donald’s en Venezuela, en Caracas. No pasó mucho tiempo antes que Mc Donald’s se convierta en una de las cadenas de comida rápida con mayor crecimiento en el país llanero, contando para el año 2008 con más de 116 restaurantes a nivel nacional.

Es a comienzos de los años 90 que empiezan a instalarse en el país los primeros conceptos distintos a la comida rápida, incluyendo ahora a países como: España, Italia, Alemania, Francia y Canadá. En ese momento el 70% eran franquicias gastronómicas, el número de empleados directos se acercaba a los 6,000 con 400 puntos franquiciados.

Las franquicias comenzaron a llamar la atención con creciente fuerza a partir de 1997. La ciudadanía cada vez sentía mayor curiosidad acerca de la interesante idea de invertir en negocios activos, se organizaron una buena cantidad de conferencias, se editaron revistas especializadas, se insertaron materias en programas universitarios, y mientras tanto, las franquicias daban excelentes señales de crecimiento y resultados en el mercado.

Se vivió por lo tanto un verdadero “boom” en el sector y su crecimiento no fue menor al 20% anual en el quinquenio 1997-2002, y de un tímido número de 70 empresas franquiciantes (casi todas extranjeras) que operaban en el año 1996, pasaron a cerca de 200 empresas franquiciantes para el año 2002, lo que los convirtió en uno de los países de mayor crecimiento, colocándolos en la cima de Latinoamérica junto a Brasil, México y Argentina.

La parte peligrosa de esa etapa estuvo en la propia efervescencia. Se produjo un peculiar encuentro entre potenciales inversionistas enormemente animados a participar del fervor, sin que diera tiempo de alertar y educar profundamente sobre los riesgos implícitos; lo que a su vez produjo una proliferación de empresarios que no querían dejar pasar la oportunidad de vender franquicias, muchas muy bien concebidas, pero otras totalmente improvisadas, y que igual encontraban quién las comprara. Se producía entonces una disyuntiva. Por un lado, ocurrió la proliferación, masificación y popularización que se pretendió al inicio, pero con el alto riesgo de que ciertos empresarios especulativos, ofreciendo franquicias chatarra, abusaran de la impetuosa ingenuidad de los inversionistas. Por parte de los consultores y franquiciantes serios, la carrera educativa hacia los inversionistas tomaba más importancia que nunca, con la idea de reducir las incidencias negativas mediante la alerta: “investigue antes de invertir”.

En el año 2003 Venezuela cerró con la insólita cifra de crecimiento, para el tipo de año que tuvieron, del 6% en cuanto al número de empresas franquiciantes, ya que fue numeroso el nacimiento de las denominadas “franquicias de bajo impacto”, cuyas inversiones no superaban los 1,500 dólares, operadas por dos empleados en promedio, y en unidades móviles de venta de poco costo inmobiliario (stand, kiosco, carrito), fieles representaciones de los negocios de plena “crisis” que implicaban poco riesgos y apuntaban a sectores y rubros que mantenían interesantes ventas. Así fue como las franquicias pudieron soportar la crisis, y re-emergen con una distinta e interesante coyuntura. Aquellos buenos ejemplos y casos de los años anteriores afortunadamente fueron superiores a las malas experiencias. Ejemplos prácticos de esta auspiciosa etapa tenemos muchos. Una de las franquicias emblemáticas es la de Churromanía, que nace en 1998, dedicada al expendio de churros rellenos de manjar blanco (la empresa peruana Bazo Velarde es uno de sus proveedores) y que hoy en día ya tienen presencia en Europa, Norteamérica, Centroamérica y el Caribe, su meta a corto plazo es llegar a las 500 tiendas en 10 países.

Otro ejemplo de éxito es la empresa de Juan Chichero, que rescató una tradición venezolana y creó puestos de trabajo en tiempos de crisis, convirtiéndose en la primera franquicia de chicha venezolana. Hace apenas cuatro años tenían cuatro carritos propios en Caracas, ahora han conformado una red de casi 150 franquiciados sólo en la capital y 70 en otras regiones. También la bebida va ganando terreno en Miami, Guayaquil, Quito, Tenerife, Costa Rica y Santo Domingo, gracias a un concepto de carritos modernos, siguiendo los parámetros de lo artesanal, lo tradicional, pero bajo el concepto de higiene, limpieza y con un estricto control de calidad.

4. Las franquicias en Mexico

México es un modelo instructivo ya que, en su condición de economía más fuerte de la región, tiende a ser un precursor de tendencias para el resto de Latinoamérica. Las franquicias eran relativamente desconocidas hace 20 años. Hoy en día existen más de quinientas empresas franquiciantes y alrededor de 35,000 unidades franquiciadas operando en México y el concepto sigue creciendo rápidamente. Las Farmacias de Víctor Gonzáles Torres se han convertido en la red de farmacias más grandes del país, y se han expandido a Guatemala y a Argentina. Algunas franquicias mexicanas como ser la informalmente administrada Paleterías La Michoacana, con más de 15,000 puntos de venta han penetrado profundamente el mercado de Norteamérica. Dentro de 20 años más, las franquicias dominarán las calles principales y establecimientos de México, de la misma forma que dominan los EE.UU. hoy en día. (Los estudios de mercado en ambos países indican que los consumidores hispanos tienden a ser altamente leales a la marca).

Hasta la compañía más grande del mundo como Wal-Mart, operan su cadena de restaurantes VIPS en México en forma de franquicias.

Algo que es digno de resaltar en México es el apoyo decidido que se ha logrado del gobierno, quien ha asumido en los últimos años un papel activo en la difusión y consolidación del sistema de franquicias.

Muestra concreta de esto es el PROGRAMA NACIONAL DE FRANQUICIAS, dirigido a cumplir con dos objetivos concretos:

  • Conversión de empresas a franquicias, donde el Estado a través de su secretaría de economía financia el 50% del costo de la consultoría necesaria para convertir el negocio. Esto mediante un crédito con tasa de interés cero y con un plazo de 36 meses.
  • Financiamiento para la adquisición de franquicias, El gobierno a través del programa financia el 50% del costo del derecho de entrada para la adquisición de nuevas franquicias. Como en el caso anterior también con tasa de interés cero y con un plazo de 36 meses.

Este programa cuenta con la colaboración de la ASOCIACION MEXICANA DE FRANQUICIAS, entidad civil que agrupa y promueve los intereses de las principales empresas franquiciantes de México y FUNDES, organismo administrador de los recursos del Estado y promotor del programa, con la experiencia de haber atendido a más de 250,000 MyPE en México.