ALTERNATIVAS DE FINANCIAMIENTO

Publicado por Antonio en

¿Qué alternativas de financiamiento tengo en el Sistema Financiero?

1. Alternativas de Financiamiento de Corto Plazo

Por lo general, la deuda que tu empresa tome mayor a 1 año recibe el nombre de deuda de corto plazo. Normalmente, acudimos a este tipo de deuda para cubrir necesidades de capital de trabajo (liquidez) que son aquellas que se generan en las operaciones diarias. Por ejemplo, la compra de la mercadería que luego vendarás o la compra de insumos para el producto o servicio que elaboras.

A continuación, te mostramos las alternativas de financiamiento de corto plazo más difundidas:

1.1. Créditos directos de Corto Plazo

Son créditos de corto plazo que le entregan a tu empresa para atender principalmente requerimientos de capital de trabajo y que, por lo general, se materializan firmando pagarés que son documentos en los que te comprometes a pagar una deuda en un plazo determinado, con una periodicidad determinada y unos intereses previamente pactados. No te confundas que algunas empresas financieras pueden darles varios nombres comerciales o propios a diversos productos financieros, pero la característica principal para tu empresa es que se tratan de créditos que debes pagar como máximo en un año.

Algunas instituciones financieras, dependiendo de la evaluación y montos que solicitas, te podrían pedir garantías de diverso tipo como líquidas (dinero en garantía), mobiliarias (vehículos, artículos de valor, equipos) o, aunque no es común, garantías inmobiliarias. También, podrían pedirte que presentes a un aval que es una persona que responderá por la empresa en caso ésta no pague. Esa persona puedes ser tú mismo (si el crédito no está saliendo a tu nombre) o un tercero. Las instituciones financieras pueden otorgarte un crédito específico (una sola vez) ante tu solicitud o por alguna campaña que estén teniendo; o te pueden habilitar una línea de crédito que es un crédito pre aprobado (luego de análisis) de un determinado monto, tasa, plazo y frecuencia de pago que puedes disponer en su totalidad o parcialmente cuando lo estimes conveniente. Si a tu empresa le han otorgado un crédito específico, lo pagas puntualmente y tu negocio va bien, es decir, genera ventas crecientes y buenas utilidades, es probable que te habiliten esa línea de crédito para que puedas tener más comodidad en tus necesidades de corto plazo. Normalmente, cuando te dan esa línea, te entregan una tarjeta de crédito que te permitirá hacer uso en cualquier momento del crédito.

¿Por qué te conviene?

A) Porque puedes obtener dinero para mantener las actividades operativas del día a día.
B) Puede aprovechar ocasiones especiales (campañas) para mejorar el volumen de ventas de tu negocio con un crédito a ser pagado con las ventas de corto plazo.

1.2. Descuentos de Letras y Pagarés

Es un financiamiento que permite a tu empresa contar en el presente con un cobro que tenía que realizar a su cliente en el futuro cuando, por ejemplo, la empresa le vendió al crédito y el cliente dejó una letra o pagaré firmado en respaldo del crédito que le diste. La institución financiera te otorga el financiamiento equivalente al monto por cobrar como máximo y toma como garantías, mediante un endoso o transferencia de derechos que tu empresa le hace al banco, las letras pendientes de pago de tu cliente. El banco se encarga de la cobranza y administración de la letra. La tasa de interés será determinada según el nivel de riesgo que el banco perciba en el cliente de tu empresa.

Cuando el banco o institución financiera te financia de esta forma, te entrega un poco menos de dinero de lo que él cobrará a tu cliente debido a que en ese descuento está la tasa de interés que el banco te está cobrando. Eso sí, si tu cliente no paga, tu empresa asume la deuda con el banco. Para que este tipo de financiamiento opere, normalmente, el banco evalúa tu empresa y establece una determinada línea de crédito para el descuento de letras.

¿Por qué te conviene?

A) Porque puedes obtener dinero efectivo hoy sobre un pago que se tenía planeado recibir en 30, 60, 90 días o más.
B) No es un crédito ni, por tanto, constituye una deuda para la empresa con lo que no consumes tu línea de crédito o tu capacidad de endeudamiento.

1.3. Descuento de facturas / Factoring

Es una operación financiera de descuento de facturas por cobrar. Mediante esta operación, tu empresa cede las facturas por cobrar a una institución financiera o empresa dedicada al factoring. En contraprestación, la institución financiera desembolsa inmediatamente el monto por cobrar establecido en la factura (te adelanta el pago) menos un descuento, que es el costo que asumes por disponer del dinero hoy en lugar de esperar a que tu cliente te pague dentro de 30, 60 o 90 días, por ejemplo.

Ese descuento se calcula aplicando la tasa de descuento al monto total de la cuenta por cobrar. Esa tasa te la proporcionará el banco al analizar el riesgo implícito en tu cliente y, en algunos casos, al entregarte tu línea de factoring que es un monto máximo pre-aprobado que te otorga la institución financiera para realizar operaciones de factoring.

En el día a día, es posible que se use indistintamente los términos descuento de facturas o factoring para referirse a este tipo de operaciones; sin embargo, se debe distinguir dos modalidades de descuento de facturas:

A) Sin recurso: cuando el banco asume el riesgo de pago de tu cliente, es decir, si tu cliente no paga, el banco no te podrá pedir que asumas la deuda.
B) Con recurso: cuando el banco no asume el riesgo de pago de tu cliente, es decir, si tu cliente no paga, el banco le cobrará a tu empresa.

Se debe tener presente que las instituciones financieras suelen cobrar comisiones adicionales a la tasa de interés por: comisión por gestión de protesto, comisión por transferencia de fondos, comisión por renovación, entre otros. Antes de aceptar el cobro de las facturas, primero evalúan muy bien al cliente obligado a pagar. Si es percibido como alto riesgo, no querrán comprarte los derechos de cobro que tu empresa tiene (facturas).

¿Por qué te conviene?

A) Porque puedes obtener dinero efectivo hoy sobre un pago que se tenía planeado recibir en 30, 60, 90 días o más.
B) No es un crédito ni, por tanto, constituye una deuda para la empresa con lo que no consumes tu línea de crédito o tu capacidad de endeudamiento.

1.4. Confirming

Podríamos afirmar que el confirming es la misma operación que el factoring con la única diferencia que el confirming se realiza sobre los proveedores de una empresa, mientras que el factoring se realiza sobre los clientes. Permite a las empresas formalizar sus operaciones de pago a sus proveedores a través de una institución financiera.

Para analizar correctamente el confirming debemos diferenciar entre:

A) Emisor de la línea de confirming: empresa que contrata a una entidad financiera los servicios de confirming para sus proveedores.
B) Entidad financiera: empresa encargada de la gestión del cobro.
C) Beneficiarios del confirming: proveedores de la empresa que solicita la línea de confirming.
D) Dentro del confirming encontramos tres modalidades:

  • Simple: el pago por parte del emisor se produce en el momento del vencimiento de la factura.
  • De inversión: donde la empresa contratante de la línea de confirming obtiene un interés a su favor debido al previo vencimiento de la factura.
  • De financiación: la empresa realiza el pago posterior al vencimiento de la factura abonando el interés correspondiente a la entidad de crédito.
1.4.1. Requisitos Generales para los financiamientos de Corto Plazo

Los requisitos son muy variados y dependen de cada institución y de cada producto. Sin embargo, los requisitos mínimos normalmente son:

A) Negocios con 12 meses de funcionamiento como mínimo (algunas instituciones microfinancieras aceptan desde los 6 meses de funcionamiento).
B) No tener deudas morosas en el sistema financiero.

Proporcionar documentación básica como: Escritura pública de constitución de la empresa y vigencia de poder, Declaración de renta anual  3 últimos PDT (para ver cómo van tus ventas), DNI de los socios, recibo de servicios públicos, entre otros.

1.4.2. A tener en cuenta en los financiamientos de corto plazo

A) No te confundas, el crédito para capital de trabajo puede presentar diversas variantes con nombres a su vez distintos: “Crediefectivo”, “Mi Campaña” “El Rapidito”, “El Enganche” entre otros; sin embargo, estamos frente a créditos que se pagarán en el lapso de un año o, excepcionalmente, 1.5 años.


B) Tienes que preguntar a cualquier institución financiera no sólo la tasa de interés, sino cuál es la Tasa de Costo Efectiva Anual (TCEA) pues esta incluye el cargo por portes, comisiones, seguros y otros cargos que te cargarán junto al crédito. Esta es la verdadera medida del costo del crédito para cualquier tipo de crédito.

C) Si bien al inicio de operaciones cuando nadie de presta dinero, muchos emprendedores suelen pedir dinero prestado como persona natural a una institución financiera para ser usado en la empresa como capital de trabajo, esta práctica no es la más conveniente porque expones tu patrimonio personal a los riesgos de tu empresa. Trata de evitar ese tipo de financiamiento, más aún cuando tu empresa ya tiene cumplido el tiempo mínimo necesario para solicitar un crédito en la institución financiera de tu elección.

D) Si bien es razonable que te quieras endeudar al menor plazo posible para pagar el menor intereses posible, no calcular bien el monto de las cuotas asociadas a ese menor tiempo de repago es muy riesgoso pues si el negocio sufre una disminución de ventas por temas coyunturales o de estacionalidad muy marcada (por ejemplo, te dedicas a vender helados y el verano fue muy corto), tendrás una cuota muy alta que pagar. Por eso, es mejor que el monto total de la cuota del mes sea consecuente con tu capacidad de pago incluso en un escenario pesimista (en el que las ventas no resultaron como lo esperado).

E) Al tomar cualquier crédito, paga siempre puntal o, mejor aún, anticipadamente. Tu historial crediticio es vital si quieres tener siempre “la puerta abierta” para el crédito

F) No abuses de los periodos de gracia que te pueden ofrecer algunas alternativas de financiamiento. Si bien te dan un respiro, el tiempo que has usado el capital en ese periodo tiene un costo y lo tendrás que pagar a través del pago en esos meses de sólo los intereses y no el capital; o a través de la capitalización de los intereses, es decir, los intereses dejados de pagar (si ese fuera el caso) en esos periodos de gracia incrementan tu saldo adeudado.

G) No mezcles la economía de la empresa con la economía familiar. Son dos entes distintos con riesgos y expectativas de rendimiento diferentes.

H) No te confundas: la tasa de interés que te brindan las instituciones financieras es una Tasa Efectiva que es distinta a la Tasa Nominal. En la tasa nominal para calcular el equivalente mensual de una tasa nominal anual, por ejemplo, simplemente divides entre 12 y ya obtienes la tasa mensual. Para obtener una tasa efectiva mensual desde una tasa efectiva anual (y poder así reconstruir el cronograma de pagos que te han entregado en la institución financiera), debes realizar este cálculo:

Tasa Efectiva Mensual = [(1 + Tasa Efectiva Anual)(1/12)-1 ]

Por ejemplo, si la tasa efectiva anual es 25%, entonces la tasa efectiva mensual será de 1.88%. según la siguiente fórmula:

1.88% = [(1+ 25%)^(1/12)-1]

Por otro lado, si la tasa nominal anual es de 25%, entonces la tasa nominal mensual es de 2.08% La diferencia entre una y otro tasa radica en que la tasa efectiva incluye la capitalización continúa de los intereses (los intereses generados se suman al capital que a su vez genera otro interés que también se suma al capital y así sucesivamente).

1.4.3. Recomendaciones finales antes de acceder a un financiamiento de corto plazo:

A) No aceptes cualquier tipo de crédito si realmente no lo neces itas.

B) Pregunta bien qué tipos de garantías acepta la institución financiera y no pienses que sólo aceptan garantías inmobiliarias o avales.

C) Si dispones de efectivo extra en el negocio y el costo de la deuda es más alto que la rentabilidad que le puedas sacar a ese excedente (costo de oportunidad), entonces adelanta el pago de tu deuda amortizando la deuda principal. Si tienes para pagar más de dos cuotas, intenta solicitar el recalculo del cronograma de pagos.

D) Que tu empresa se endeude en la moneda en que tiene los ingresos para evitar estar expuesto al riesgo de tipo de cambio.