FINANCIAMIENTO A LARGO PLAZO Y ACCESO A CAPITAL DE FUENTES ALTERNATIVAS

Publicado por Antonio en

1. Alternativas de financiamiento de mediano y largo plazo

Por lo general, la deuda que tu empresa tome mayor a 1 año y menos a 3 recibe el nombre de deuda de mediano plazo y la deuda mayor a 3 años recibe el nombre de deuda de largo plazo. Algunas instituciones financieras no hacen la distinción entre mediano y largo plazo y sólo llaman deuda de largo plazo a toda aquella que es mayor a 1 año.

Normalmente, acudimos a este tipo de deuda para atender necesidades de inversión para la adquisición de bienes de capital o activo fijo como son inmuebles (compra o mejora de un local comercial, oficina, terreno, entre otros, para tu negocio), mobiliario (mesa de trabajo, muebles para la recepción, etc.), maquinaria (fotocopiadora, horno para una panadería, máquina de envasado, vehículo de transporte o de carga, etc.) y equipos (computadoras, tablets, impresoras, scaners). Este tipo de necesidades su vez están asociados a situaciones de expansión del negocio o de inversión inicial para echar a andar tu negocio. Para este último caso y, como ya lo hemos comentado, el financiamiento no vendrá de una institución financiera (que mínimo te exige 12 meses y excepcionalmente 6 meses), sino de tus propios ahorros o de amigos y familiares. En términos generales, la institución financiera entiende que el crédito será pagado en parte o en su totalidad por la generación de dinero que pueda hacer posible ese bien de capital que estás adquiriendo. Por tal razón, se animan a prestarte a plazos mayores a un año.

Aunque es poco común, en algunas ocasiones encontrarás que hay instituciones financieras que dan créditos para capital de trabajo de 18 meses. Este crédito puede ser catalogado como de mediano plazo, aunque no está asociado la adquisición de bienes de capital, sino de productos o servicios para la operación diaria de la empresa.

En este punto cabe la pregunta, ¿puedo comprar bienes de capital con préstamos de corto plazo? Sí, pero no sería conveniente si no tienes la seguridad de que puedas pagar esa deuda en el plazo pactado. Por lo general (no es una regla), los créditos para bienes de capital son más cuantiosos que para capital de trabajo y el análisis que hacen las instituciones financieras es más específico y minucioso. A pesar de eso, es mejor no comprometerse a pagar un crédito de corto plazo que tiene cuotas muy grandes debido a que quisiste “cuadrarlo” en menos de 1 año para aprovechar un producto financiero de crédito de libre disponibilidad o tu línea de crédito para capital de trabajo.

A continuación, te mostramos las alternativas de financiamiento de mediano y largo plazo más difundidos:

1.1. Créditos Directos mediante firma de Pagarés:

Son créditos directos a mediano o largo plazo para la compra de bienes de capital que entregan a tu empresa con la firma de pagarés que, como ya lo hemos visto, son instrumentos de deuda en donde existe un compromiso de pago a una fecha determinada por un monto y tasa de interés determinado. Normalmente, requieren de un análisis detallado del desempeño de tus ventas y de las proyecciones de la misma. No es raro observar que instituciones financieras ofrecen periodos de gracia que son meses en los que no pagas nada a la institución financiera o sólo pagas los intereses (forma más común) y no el capital prestado.

Dependiendo de tu evaluación y sistema de garantías con los que cuentes, algunas instituciones financieras tomarán como garantía el bien que te están financiando. Por ejemplo, si te financian la compra de un nuevo local en una galería para tu negocio (en algunas instituciones les llaman crédito para infraestructura, crédito hipotecario, etc.) firmando pagarés, este local quedará hipotecado o en garantía de tu deuda.

Es decir, si tu empresa no paga, entonces la institución financiera se cobrará al ejecutar la garantía y quedarse con tu local o venderlo. Si hiciera falta, se cobrará de algunos otros objetos que hayas dejado en garantía. La institución financiera siempre te cobrará todos los gastos y costos que ha incurrido en este procesos de cobranza y ejecución de garantías.

Más aún, en algunos casos, sobre todo, cuando el monto lo requiere, te podrían pedir que garantices a tu empresa con tu patrimonio personal como, por ejemplo, algún vehículo, tu casa o departamento. En general, no es lo más adecuado hacer esto, porque el patrimonio de la empresa debe ser entendido como un patrimonio distinto y diferente al patrimonio personal, sin embargo, es común observar que muchas instituciones financieras tienen esta práctica mientras la empresa aún no es de tamaño grande.

Si tu empresa es de tamaño mediano y tiene varios años de relación con el banco o institución financiera, te podrían habilitar una línea de crédito para activo fijo o bienes de capital la cual podrás utilizarla en el momento que más lo necesites.

1.1.1. ¿Por qué te conviene Créditos Directos mediante firma de Pagarés?

Permite a tu empresa acceder a financiamiento de mayor cuantía y mayor plazo, lo que hará posible la expansión de tu negocio.

1.1.2. A tener en cuenta

No te confundas, el crédito para activo fijo o bien de capital puede presentar diversas variantes con nombres a su vez distintos:

“Mi Maquinaria”, “Crédito Infraestructura”, “Financiamiento para Inversiones”, “Mi Equipo”, “Mi Local”, entre otros; sin embargo, estamos frente a créditos que se pagarán en más de un año y en los que la institución financiera podrá tomar como garantía el bien adquirido por el financiamiento.

  • No dejes de consultar sobre cobros como portes, comisiones y otros que pueden incrementar la aparente tasa de interés baja que te puedan estar ofreciendo.
  • Si no tienes un buen estimado de ingreso, no importa la calidad de la garantía, no te darán el crédito.

1.2. Arrendamiento Financiero (Leasing)

Es una operación de financiamiento que consiste en que la institución financiera compra el bien (usado o nuevo) mueble (maquinarias, equipos, vehículos, etc.) o inmueble (leasing inmobiliario) que necesita tu empresa para expandirse y se lo alquila durante un tiempo al término del cual tu empresa puede adquirirlo por un monto simbólico (usualmente 1 dólar o 1 sol). Este monto simbólico es posible porque en realidad lo que ha hecho la institución financiera con el pago de tus cuotas de alquiler es ir “vendiéndote a crédito” o en cuotas el bien a una tasa de interés (tasa del leasing) y un plazo determinado; es decir, te lo ha financiado y las cuotas de ese financiamiento las has estado pagando a modo de alquiler. Eso sí, a diferencia de financiamiento directo el bien es y será de propiedad de la institución financiera hasta que termines de pagar las cuotas de “alquiler” pactadas. Por tanto, si a la mitad de tus cuotas, no pagas, pierdes todo lo pagado pues la institución financiera no te transferirá la propiedad del bien ni te devolverá lo pagado.

Para que puedas obtener el financiamiento de un activo vía leasing, la institución financiera te evaluará antes de financiar la adquisición de un bien por este medio e incluso podría pedirte garantías de considerar necesario. Así mismo, algunas instituciones financieras otorgan también cuotas de gracia para este tipo de financiamiento. Sin embargo, la aceptación de este tratamiento está sujeta a evaluación. Finalmente, si bien el leasing puede financiar la “compra” de bienes sin cuota inicial es común que te sugieran pagar una cuota inicial entre 10 y 20% del bien a adquirir.

1.2.1. ¿Por qué te conviene Arrendamiento Financiero (Leasing)?

a) Actualmente, existe un gran beneficio tributario para este tipo de operación y es que, para fines tributarios, se puede depreciar (reconocer contablemente el gasto o deterioro del activo) aceleradamente a razón del tiempo que dure el contrato de leasing. Es decir, al considerar, por ejemplo que tu maquinaria se gastará en 3 años (plazo que tu dura el leasing) en lugar de 10 años (plazo normal para una maquinaria para la industria de la confección, por ejemplo), deberás registrar contablemente ese gasto o deterioro a través del reconocimiento de una depreciación mucho más grande que genera mayor gasto y, por tanto, menos utilidades finales lo cual a su vez significa un menor pago de impuesto (escudo fiscal o tributario).

b) Adicionalmente, el financiamiento se realiza sobre el valor del bien sin IGV (menor monto de deuda) el cual pagarás en cada cuota teniendo la posibilidad de generar crédito fiscal, es decir, teniendo el derecho de reconocer el IGV compra (que restará al IGV de tus ventas resultando un menor saldo a entregar a SUNAT por IGV) en cada cuota pagada.

c) Así mismo, en general, la tasa de interés tiende a ser un poco menor debido a que no existe transferencia de propiedad del bien adquirido por parte del banco, sino que siempre sigue siendo de él. Sin embargo, dependerá de la evaluación financiera que te haga el banco para determinar tu tasa final.

1.3. El Leaseback

Esta es una operación de leasing financiero con una operación previa que es la venta del bien por parte del que quiere alquilarlo inmediatamente después. En esencia, esta alternativa de financiamiento sirve cuando tu empresa necesita monetizar o volver líquido el valor de un bien de su propiedad para obtener fondos para financiar una necesidad específica (normalmente, necesidad de liquidez o de corto plazo), pero al mismo tiempo necesita seguir utilizando ese activo. Esto lo puede hacer posible a través de la venta del bien a la institución financiera que luego se lo alquilará a través de un leasing financiero a tu propia empresa. Al final, tu empresa podrá recomprar el bien por un precio simbólico.

1.3.1. ¿Por qué te conviene el Leaseback?

Esta operación resulta conveniente cuando se necesita liquidez y no se quiere optar por pedir un crédito tradicional debido a la alta tasa de interés o que se rebasa los límites de endeudamiento establecidos por la institución financiera. Puedes obtener capital para atender necesidades de corto plazo con una obligación de pago (financiamiento) de largo plazo.

1.3.2. A tener en cuenta

a) Para este tipo de leasing, no se aplica la depreciación acelerada.
b) Debes considerar que al vender el bien que luego arrendarás se generará IGV.

2. Requisitos Generales para los financiamientos de Largo Plazo

Al igual que para los financiamientos de corto plazo, para el mediano/largo plazo, los requisitos son muy variados y dependen de cada institución, de la situación de cada empresa y de cada producto financiero. Sin embargo, los requisitos mínimos normalmente son:

a) Negocios con 12 meses de funcionamiento como mínimo.
b) No tener deudas morosas en el sistema financiero.
c) Tener un historial de desempeño de ventas adecuado y una buena proyección de futuro.
d) Proporcionar documentación básica como: Escritura pública de constitución de la empresa y vigencia de poder, Declaración de renta anual y 3 últimos PDT (para ver cómo van tus ventas), DNI de los socios, recibo de servicios públicos, entre otros.
e)Estados financieros recientes.