LA INNOVACIÓN PARA EMPRENDER UN NEGOCIO

Publicado por Antonio en

1. Proceso Centrado En Las Personas

Las oportunidades nacen del encaje de las ideas con las personas, de forma que sea posible realizar (viable), que funcione en el entorno en el que nos encontramos (factible) y que sea atractivo (deseable). Si esto lo realizamos de forma ordenada, coherente controlada (el factor gestión empresarial), ya tenemos un negocio convertido en empresa.

Así, pues, el camino empieza con las personas, debemos conjugar estos tres factores centrándonos en las personas, lo que se conoce como Proceso de Diseño Centrado en las Personas. El objetivo de este enfoque es muy claro: la ideación, el diseño de nuestro producto o servicio, debe estar centrado en las necesidades y expectativas de las personas, y para que estas lo compren o adquieran. Deben de ver en ese producto o servicio un beneficio determinado, valorado, que les genere una cierta satisfacción y les resulte una compensación adecuada o mejorada por el dinero que han entregado, en resumen, que lo quieran. Este es el primer paso, la primera exigencia a la hora de generar nuestro modelo de negocio. ¿Pero cómo se hace esto? ¿Cómo descubro que es lo que quieren?

Bien, es todo un proceso de descubrimiento de cliente en el que las personas (futuros usuarios) participan, nos ayudan a crear nuestro producto o servicio de alguna manera. A esto se le conoce como co-creación. El cliente ayuda al emprendedor a mejorar y adaptar su producto (su propuesta de valor) a sus necesidades y expectativas. Lo que asegura, en cierta manera, que habrá mercado para mi producto, para mi negocio, porque enfrento mi idea de producto al cliente en un primer término, al inicio, lo cual me permite poder incorporar las modificaciones o cambios que este requiera para ser un “mejor producto”, más atractivo (mediante la interacción con los usuarios).

Ya solo quedará hacerlo factible y viable, es decir, que se pueda hacer y que gane dinero con ello, lo que explicaremos más adelante con la generación de modelos de negocio y la gestión.

2. La Innovación, Generando Nuevas Ideas

Está claro que las buenas ideas no están guardadas en un cajón de nuestro despacho o de nuestra habitación. Estas surgen a veces de formas muy inesperadas, pero ¿cómo se nos pueden ocurrir nuevas ideas? ¿De dónde surgen las ideas que pueden llegar a ser viables, factibles y atractivas? Vamos a repasar los aspectos que debemos tener presente a la hora de generar nuevas ideas, así como acabar de perfilar las que ya tenemos.

2.1. Piensa en problemas y/o necesidades:

Obviamente, nuestras ideas deben estar encaminadas a solucionar problemas. A la gente no le preocupa nuestras soluciones, le preocupa sus problemas y necesidades, por ello, debemos conocer bien estos problemas (que también pueden ser nuestros) y el impacto que tienen en las personas para pensar después en la mejor manera de solucionarlos..

2.2. Reconoce las tendencias:

Con este enfoque, debemos hacer un repaso por aquellas tendencias (miradas al futuro) que marcan las pautas de lo que se avecina. Nuestro producto o servicio debe ser perdurable, ¿verdad? Esto nos obliga a estar en línea con las corrientes sociales y del entorno, los nuevos hábitos de consumo, las nuevas tecnologías y lo que en un futuro va a ser una realidad. Esto no es fácil, pero hagamos un repaso por algunas de las tendencias más significativas:

2.2.1. Integración de los dispositivos

“múltiples”. La gente cada vez navega más con sus celulares y tablets. Y no solo navega, sino que también compra y se conecta desde diversos dispositivos (laptop o computadora, celular, tablet, videoconsola y otros) dependiendo del momento del día. Por ello, cada vez será más importante ofrecer versiones de tu web, adaptadas automáticamente a cada dispositivo, lo que se llama la Responsive Web Design (RWD) o Diseño Web Adaptable.

2.2.2. Internet social.

Este es el actual estado de la evolución del Internet, el Social Media o Internet de las Redes Sociales, en el que gracias al espíritu de colaboración dominante y los nuevos hábitos de comunicación que se están creando, el valor se obtiene a través de la generación de comunidad. Y, entonces, tienen éxito aquellos proyectos capaces de estimular a millones de internautas para que hagan sus aportaciones. Lo venimos viendo los últimos años, pero va a ser todavía más importante en los próximos.

2.2.3. Comercio Social.

La evolución natural del comercio electrónico incorpora el elemento social, en el que las recomendaciones, especialmente de amigos y familiares, son un gran refuerzo para conseguir ventas.

2.2.4. La web 3.0.

El reto es una navegación inteligente, adaptada a los gustos y necesidades del usuario. No tendré que buscar las cosas, ellas me encontrarán a mí. La clave estará en las aplicaciones integradas de inteligencia artificial que se alimentarán de la información facilitada por los internautas. Con el tiempo, las empresas se comunicarán de forma individualizada con cada cliente.

2.2.5. Filtrado de contenidos.

Asistimos ya a una situación de sobreinformación y saturación por parte del internauta. Esto dará lugar al filtrado de contenidos, que se irá automatizando en base a las soluciones 3.0. El contenido perderá valor en detrimento del contexto; no obstante, a través de nuevas aplicaciones se filtrará dicho contenido como lo viene haciendo Google. Aunque seguirá siendo fundamental la generación de contenido de verdadera calidad, no será suficiente por sí solo.

2.2.6. Integración de medios y soportes.

Por fin se están comercializando televisores que integran adecuadamente el Internet y la TV por lo que la “TV a la carta” y el “videoclub en línea” son ya realidades que están explotando. Pero el potencial es mucho mayor: lectura de eBooks o Libros Electrónicos en el televisor, formación y educación en línea con varios asistentes. Y pronto conectaremos nuestro Smartphone o Teléfono Inteligente a la televisión de manera habitual. Por no hablar de las Google Glasses o Lentes Inteligentes de Google, las oportunidades en este campo son infinitas.

2.2.7. “Glocalización”.

El Internet aúna lo global con lo local, al facilitar la comunicación con los que están lejos (dimensión global), pero también, y muy especialmente, con los que están muy cerca (dimensión local). Las funcionalidades y capacidades para actuar en estas dos dimensiones van a seguir creciendo.

2.2.8. Descenso en el uso del E-mail o Correo Electrónico.

Esta herramienta va a perder cada vez más protagonismo, debido al auge de los dispositivos móviles y las redes sociales, y también debido a la saturación. El entorno de las comunicaciones digitales tiende a cambiar y, con ello, cambiarán otras costumbres.

2.2.9. Compras sin “dinero”.

Los pagos electrónicos copan cada vez más las transacciones comerciales a nivel global. Si bien es un aspecto que requiere de una cultura preparada, no pasarán muchos años para ver cómo la gran mayoría de compras se realizarán vía Internet u otros medios digitales. Explorar los inconvenientes que estos intercambios producen (seguridad y otros) pueden ser dignas oportunidades.

2.3. Nuevas relaciones.

También, este formato, ha modificado la forma cómo las empresas se relacionan con sus clientes. El servicio y la fidelización de clientes se construyen a través de canales digitales como un complemento a la atención que podemos dar a nuestros clientes. La conectividad constante de las personas nos permite “acceder” a ellos, de esta manera, amplía nuestras oportunidades de llegar a los clientes y a nuestro público objetivo (los potenciales clientes).

2.4. Escasez de recursos.

La expansión demográfica y económica a nivel mundial está creando una mayor demanda por recursos críticos (agua, energía, alimentos y territorio) y genera presiones sobre su disponibilidad y acceso en el futuro, lo que provoca la aparición de soluciones alternativas que generan nuevas oportunidades.

2.5. Cambios en los hábitos basados en valores.

Los consumidores transfieren cada vez más sus valores personales a sus preferencias de marca, productos y servicios. Valores como compartir en vez de comprar, minimizar el impacto en el medio ambiente y respetar los derechos de las personas serán fundamentales. Así, el precio y la calidad serán variables secundarias en la toma de decisión de compra.

2.6. Las nuevas fronteras.

Lo local ya no puede ignorar su competencia lejana. La globalización, así como la era digital han propiciado un cambio en las formas de competitividad tradicionales. Hoy, una pequeña empresa de Lisboa puede competir en el mercado peruano, el Internet nos acerca a mercados potenciales y solo el problema de la logística mantiene al margen las incursiones, pero no será siempre así.

2.7. Tendencias socioculturales.

Finalmente, cabe destacar que el estilo de vida evoluciona hacia una búsqueda de la felicidad distinta a la tradicional. Las personas viven más años, el trabajo se torna más “independiente”, los valores cambian, las necesidades de salud y los estándares de belleza se alteran. Tener en cuenta estos hechos nos propicia, sin duda, nuevas oportunidades de idear soluciones alternativas a los problemas que se vienen, así como de crear productos o servicios que se adelanten y generen nuevas tendencias.

2.8. Pensamiento crítico, se curioso:

La curiosidad, el cuestionar el porqué de las cosas, es uno de los motivos que ayudan a generar ideas realmente disruptivas, originales y verdaderamente innovadoras. El mejor ejemplo de esta actitud son los niños. Los pequeños, aún en fase de aprendizaje, se cuestionan absolutamente todo, preguntan el por qué (a veces, demasiado) de las cosas de forma sistemática.

Esto lo hacen por una sencilla razón: no saben o desconocen la respuesta. Si le damos a un niño un objeto del que no conoce su objetivo y funcionalidad, ¿qué uso le dará? En este momento, su creatividad se despierta e intenta darle el mejor uso posible al objeto, descubriendo nuevas fronteras de usabilidad que, quizás, los adultos ni siquiera se habían planteado. Seamos pensadores críticos sin barreras en nuestra imaginación. Dejemos, como cuando éramos niños, que fluyan las alternativas de soluciones para un problema sin límites en esta fase de ideación.

2.9. Comparte tus ideas:

Las ideas crecen y mejoran con el aporte; se alimentan de las opiniones y de los puntos de vista de amigos, usuarios, colegas, etc. No tengamos miedo de hacerlo, es más, lo necesitamos para evolucionar. Errónea es la afirmación que asegura que compartir mis ideas es peligroso, porque me las pueden robar. Robar una idea no sirve de nada; detrás de esa idea, hay muchas más cosas a desarrollar. Digamos que la “salsa secreta” siempre nos la guardamos, pero la idea debemos alimentarla de opiniones y perspectivas que nos ayuden a configurarla y modificarla si es necesario.

2.10. Piensa fuera de la caja:

La caja es la representación de nuestra zona de confort o comodidad, de los parámetros establecidos y de los criterios generales que rigen en nuestra vida personal y profesional. Las formas de hacer las cosas habituales han anulado literalmente nuestra capacidad de hacer las cosas de forma diferente. Es por ello que los niños son grandes creativos; su imaginación no tiene estos límites que de adultos adquirimos. “Salir de la caja” significa justo eso: seamos diferentes, capaces de imaginar soluciones que parezcan inimaginables. Al igual que la figura que observamos, el resultado puede estar fuera de los límites de lo que nosotros consideramos lo tradicional, conocido o incluso “posible”.

Nuestro desconocimiento de algunos aspectos relacionados con la tecnología, el sector tratado, las personas y su psicología nos obliga en muchas ocasiones a seguir la corriente de lo que ya conocemos y está establecido socialmente. Ser capaces de plantearse alternativas sin miedo, salir de nuestra zona de confort, explorar y ser curiosos nos permitirá un proceso de ideación más rico y con más oportunidades.